Técnicas de entrevista

LA ENTREVISTA. DEFINICIÓN


Usa una técnica profesional y un género periodístico.
La entrevista es un género periodístico (dialógico) con su propia estructura y formas de ejecución (preparación, documentación y transcripción) y unos matices que la caracterizan del resto de géneros, como el hecho de que transcribe la conversación que se produce entre el periodista y el entrevistado. Podría decirse también que se trata de un género descriptivo narrativo, ya que su finalidad primaria es describir, pero para ello se apoya en el relato.         Una de las definiciones más completas de la entrevista es la de Mª Luisa Sánchez Calero, quien la considera el texto resultante de la conversación que se realiza entre un periodista y un entrevistado, materializado en forma de diálogo donde se recogen noticias, opiniones, comentarios… a través de un encadenamiento de preguntas y respuestas. A esto le añade que, como requisito para que se produzca entrevista, debe existir un tema del que hablar y un contenido que transmitir. Por su parte, Juan Cantavella la define como la conversación entre el periodista y una o varias personas con fines informativos y que se transmite a los lectores como tal diálogo, en estilo directo o indirecto. Lo que se pretende con ello, según este autor, es que el entrevistado exprese lo mejor de sí mismo en el transcurso de la conversación y que los lectores se sientan como presentes en el transcurso del diálogo. Otros autores que han ofrecido sus propias definiciones de la entrevista:

Manuel del Arco

género periodístico eminentemente informativo, aunque puede incluir alguna apreciación del periodista en forma de comentario sobre el contexto, pero nunca sobre sus respuestas, ya que su fin es informar objetivamente de las opiniones expresadas por el entrevistado.

Gabriel García Márquez

género maestro, fuente de la cual se nutren todos los géneros periodísticos.

Diccionario María Moliner

diálogo del periodista con un personaje de actualidad para que conteste a sus preguntas. Tb es “el reino de la pregunta”, ya que sin preguntas no hay entrevista. Junto a esto, es necesario para realizarla la combinación de técnica y habilidad – ya que, por muy buena documentación y preparación, si no se tiene buena actitud se fastidia la entrevista – y con esto se consigue obtener del entrevistado toda la información buscada.
La entrevista es un diálogo, y si no se produce un diálogo no hay entrevista. Muchas veces cuesta iniciar y establecer este diálogo: el entrevistado se muestra esquivo, se expresa mal, cambia de tema… Hay que saber reconducir el diálogo para llevar a cabo la entrevista:        Hay veces que ese diálogo no se produce y el entrevistador se va de la entrevista sin ninguna información. Para evitar que pase esto, hay que saber cómo prepararla y ejecutarla. Por ejemplo, diciendo al entrevistado cuál es el medio donde aparecerá publicada la entrevista y qué espacio ocupará en dicho medio.         La entrevista siempre tiene un tiempo y un espacio, por lo que hay que tener clara la información que se pretende obtener y marcar unos ejes temáticos claros.           La entrevista es la transcripción de una conversación guiada por el entrevistador, que debe saber conducirla (y reconducirla).      ELEMENTOS DE LA ENTREVISTA. Un entrevistador, Un entrevistado, Un tema del que hablar; Un contexto ;Un medio donde se publicará; Un público al que va dirigida

3 TIPOLOGÍAS DE TEXTOS DIALOGADOS



Estilo directo:

Reproduce casi literalmente las preguntas formuladas y las respuestas del entrevistado bajo un modelo de pregunta-respuesta. Implica una organización de los temas y la confección de unas buenas preguntas. De hecho, el entrevistador debe ser neutro.

Estilo indirecto:

Se apoya exclusivamente en el diálogo de los personajes. No interviene el entrevistador, que pasa a ser un narrador (en 3ª persona) que toma la palabra desde fuera, acercándose al personaje que está pensando o hablando consigo mismo. Para darle credibilidad al texto resultante y agilizar su lectura, se suelen incluir citas. Las citas son declaraciones de una fuente y que pueden ser transcribirse como:
Cita directa(entre comillas)
Cita indirecta (sin comillas y en 3º persona). La atribución es la manera que tiene el periodista de nombrar a la fuente:

Atribución directa

“Felipe González ha declarado que…”  Atribución con reserva:
“según fuentes del Ministerio…” Atribución con reserva total:
“según ha podido saber este medio…”  Estilo mixto:
Utiliza en su redacción una combinación de párrafos en estilo directo e indirecto. Y después de elegir en qué estilo será redactado el texto, hay que incluir en él una serie de elementos que conformarán su estructura: La forma más habitual de titular es escoger la frase de mayor impacto, que se coloca entrecomillada después del nombre del entrevistado y dos puntos. A este modelo se le conoce como titular apelativo y en ocasiones sirve para recoger una declaración del entrevistado que, aunque no aparezca textualmente en la entrevista, puede ser recompuesta. En este tipo de titulares no es tan importante mantener la cita textual como mantener la esencia de la afirmación: reflejar lo más fielmente posible lo que ha dicho el entrevistado. El antetítulo sitúa geográficamente al personaje entrevistado y argumenta quién es. El subtítulo tiene la función de aclarar o complementar al titular.  La entradilla es el resumen introductorio de la entrevista: su presentación al lector. No tiene una extensión fija, ya que en este caso no es tan importante la cantidad como la calidad. Es recomendable que no incluya las edades del entrevistado ni su nombre en primer lugar: hay que ir desgranando los datos, que el lector los deduzca a medida que lee. En este sentido, la entradilla admite varias posibilidades de presentación: Hacerla girar sobre la frase más significativa. Resumir los puntos principales de las declaraciones. Concentrarla en el aspecto biográfico


TIPOS DE ENTREVISTA: SEGÚN SU OBJETIVO: Entrevista de opinión:


Declaraciones que se utilizan para recoger las opiniones del entrevistado.

Entrevista de noticia:

Ligada a la actualidad y que se realiza a una persona vinculada al tema.

Entrevista de personalidad o retrato:

Realizada a un personaje y que no siempre es de actualidad, sino que pretende captar la biografía y los asuntos de relevancia que lo involucran. Son las más comunas y vistosas en los medios.   
SEGÚN EL CANAL: Entrevista personal (de forma presencial), Entrevista telefónica (por teléfono), Entrevista por cuestionario (se mandan las preguntas por email).
SEGÚN EL NÚMERO DE ENTREVISTADOS: Entrevista individual (entrevistador y entrevistado), Entrevista colectiva (varios entrevistados: es conveniente que cuando sean más de 2 entrevistados se elija a un portavoz que hable en nombre de todo el grupo).
SEGÚN SU MODALIDAD: Entrevista estructurada o formal; Entrevista focalizada, Aquí podrían mencionarse las encuestas digitales, que buscan la interacción con el lector a través del planteamiento de una pregunta de actualidad con un enunciado muy claro. La pregunta es siempre cerrada y se ofrecen un número de respuestas que hay que elegir.
Entrevista no estructurada à:

Entrevistas digitales

Encuentros programados en función de la actualidad y en los que son los propios lectores quienes envían sus preguntas de forma simultánea para que el entrevistado conteste en tiempo real.
Entrevista no dirigida (el entrevistado tiene plena libertad para expresarse, casi un monólogo)  
SEGÚN EL SUJETO ENTREVISTADO: Entrevista a personas comunes; Entrevista a especialistas (la labor del entrevistado);
Entrevista grupal (representa a una muestra estratificada, no tiene portavoz si no que en estilo indirecto se ofrece una opinión general del grupo) Podrían tratarse como entrevistas grupales los foros, tema fijado por periodista.
SEGÚN SU CONTENIDO: Entrevista de declaraciones, no ha sido preparada, sino que surge en el momento e intenta recoger información sobre un tema a través de las respuestas del entrevistado. Son entrevistas sencillas y breves. Se caracteriza por su inmediatez, dinamismo y acercamiento a la actualidad. Hay dos tipos de entrevistas de declaraciones (Juan Cantavella):
De hechos (informa sobre un suceso)
De opinión (comenta una situación o tendencia).  Aporta información de un suceso, situación o proyecto con palabras textuales de un testigo, responsable o experto. 

Entrevista de personalidad:

Realizada para conocer la personalidad del entrevistado a través de las preguntas, atendiendo a su manera de ser y de pensar. El personaje será el tema de la entrevista, y para ello se recurre a matices biográficos, personales, físicos… Se caracteriza por la redacción en un estilo ameno, entretenido y dinámico.

Entrevista divulgativa:

No se centra en el personaje, sino en lo que éste tiene que decir sobre los hechos que constituyen la noticia que motiva la entrevista: lo importante es el tema, no el entrevistado. Sirve para obtener información de un tema a través de un personaje experto en esa materia. Es una entrevista corta, elaborada para completar y comentar la noticia aportando al lector una profundización, análisis y explicación del tema. Entrevista con fórmulas ya establecidas (cuestionario fijo):
Es el caso típico del ‘Cuestionario Proust’: un cuestionario de preguntas fijas y cortas, dirigidas a mostrar la psicología del entrevistado, su personalidad. Las respuestas deberán ser breves, directas y concisas.   

Entrevista de perfil o semblanza:

Orientada a aspectos biográficos del personaje: su vida y obra. El entrevistado tiene algo que contar, es noticia por algo y todos los ejes temáticos giran en torno a su persona. El objetivo de esta entrevista es conocer al personaje, ofrecer un retrato en base a la información obtenida durante el diálogo. Su finalidad es dar a conocer quién es la persona entrevistada, y para ello se adentra de forma amena y sencilla en el carácter del personaje, evitando el empleo de la estructura de pregunta-respuesta y donde predomina la voz del protagonista.       La semblanza añade citas del propio personaje, mientras que el perfil es todo redactado en estilo indirecto.          Juan Cantavella define la semblanza como forma de entrevista abocada hacia la biografía pero que se basa en los datos y opiniones que aporta el propio biografiado. A esto se le añadirían los testimonios ajenos. Juan Cantavella añade una última categoría de entrevista: la entrevista fingida.
Ésta toma las formas de una entrevista tradicional y está dotada de una verosimilitud que la hace creíble, pero en verdad no ha tenido lugar. Es un tipo de entrevista de estilo ameno que busca ilustrar o divertir, no informar.