1. Se inician actividades con $ 50.000 en efectivo; $ 5.000 en maquinarias y $ 5.000 en Mercaderías.

Estructura productiva de los cultivos herbáceos en España en relación con la superficie cultivada de cada uno de los diferentes grupos y consecuencias agronómicas y económicas que se derivan de dicha estructura.  Principales tipos de sistemas agrícolas en España relacionados con el cultivo herbáceo extensivo. Área geográfica aproximada de localización de dichos sistemas y cultivos que predominan en ellos.

En España, en la última década, 8.736.000 de hectáreas a los principales cultivos herbáceos y forrajeros.

6.170 millones de hectáreas (el 70% de la superficie total destinada a cultivos herbáceos y forrajeros) son destinadas a los cereales para grano, de esas, 4.879.000 a cereales de invierno (2.188.000 al trigo y 2.691.000 a la cebada),

cereales de primavera ocupan 503.000 hectáreas (77%maíz en grano y 23% arroz).

cultivos forrajeros son los cultivos que ocupan una mayor superficie, por detrás de los cereales para grano (1.120.000 hectáreas),aquí cabe destacar las praderas polifitas, la alfalfa y los cereales de invierno que ocupan una superficie de entre 250.000 y 300.000 hectáreas cada uno de los tres cultivos. Mientras que los cultivos como el maíz forrajero, la veza forrajera y el ballico (ordenados de mayor superficie cultivada a menor) ocupan entre 35.000 y 100.000 hectáreas cada uno de ellos. En tercer lugar se encuentran los cultivos industriales, con un total de 927.000 hectáreas dedicadas a los mismos. Dentro de estos cultivos , el más importante es el girasol que ocupa 753.000 hectáreas de las 927.000 en las que se siembran estos cultivos industriales, el algodón estaría por detrás del girasol con 67.000 hectáreas, y por último estarían la remolacha, la colza el tabaco y el cártamo (ordenados de mayor superficie cultivada a menor), que ocupan entre 40.000 y 4.000 hectáreas. En cuarto lugar se posicionan las leguminosas grano con una superficie de 445.000 hectáreas. Destaca el guisante seco con 153.000 hectáreas, seguido de la veza con 100.000 hectáreas y de los yeros con 73.000 hectáreas, , y por último estarían las lentejas, el garbanzo, las habas, y la judía (ordenados de mayor superficie cultivada a menor), que ocupan entre 40.000 y 7.000 hectáreas. Por último, los tubérculos para consumo humano ocupan una superficie de 74.000 hectáreas. De estas 74.000 hectáreas, 73.000 están destinadas al cultivo de la patata, y las 1.000 hectáreas restantes se destinan a la batata, boniato…

En España los principales sistemas agrícolas son los siguientes:

1.

Sistema herbáceos de secano

En este sistema dominan los cereales de invierno como el trigo y la cebada, cuando hay suelos buenos y una precipitaciones adecuadas. Si por el contrario escasean las precipitaciones y los suelos son malos entonces destaca la cebada. Otros cultivos a destacar son la avena o el centeno. Estos sistemas predominan en la zona centro, Aragón…

 2

. Sistema leñosos de secano

Aquí destacan la vid y el olivo.

 3.

Sistemas herbáceos extensivos de regadío:

Caben destacar la patata, la alfalfa, el maíz y también los cereales de invierno. Se localizan por todo el país excepto en los litorales.

4.Sistema leñoso de regadíoComo en secano, destacan la Vid y el olivo

5.Sistemas herbáceos intensivos de regadíoCarácterísticos de las costas

6. Sistemas de aprovechamiento tipo “dehesa”: pertenecen a prados, se asocian a cultivos forrajeros y de pastos

Hay que considerar, que tanto la vid como el olivo se localizan por todo el país, y que además, el girasol aparece como cultivo en rotación con los cereales y las leguminosas.

Criterios generales para elección del sistema de laboreo más favorable en función de las carácterísticas del terrero. Efecto de las prácticas de laboreo de conservación sobre las principales propiedades agronómicas del suelo y sobre los rendimientos

En cuanto a los criterios para la elección del sistema de preparación del suelo más favorable: Si el terreno está compactado a una elevada profundidad, conviene utilizar un sistema de laboreo tradicional (vertical), mientras que si la compactación del terreno es a poca profundidad, utilizaríamos la siembra directa.
Si el terreno tiene una mala estructura y nivelación superficial, emplearíamos un mínimo laboreo para no erosionar mucho el suelo, mientras que si por el contrario, el terreno tiene una buena estructura y nivelación superficial entonces podríamos emplear el mínimo laboreo también o la siembra directa.

Si el terreno presenta una gran cantidad de residuos vegetales, emplearíamos el laboreo tradicional, así no utilizaríamos herbicidas y no correríamos el riesgo de atrampar la sembradora de siembra directa, pero si el terreno tiene una baja cantidad de residuos vegetales, entonces si emplearíamos el mínimo laboreo o la siembra directa.
Cuando tenemos una gran cantidad de malas hierbas, lo más conveniente es el laboreo tradicional, pero si hay pocas malas hierbas entonces podríamos emplear un laboreo vertical, mínimo o siembra directa. Si el terreno tiene graves problemas de erosión, lo mejor es emplear la siembra directa, pero si los problemas de erosión son escasos, podríamos elegir entre un sistema tradicional ,vertical, mínimo laboreo o siembra directa.


Ejemplos prácticos de preparación del suelo para la siembra de cereales de invierno y girasol mediante laboreo mínimo y siembra directa. Descripción de las operaciones a realizar y época aproximada de las mismas

Una primera opción es aplicar un laboreo mínimo en cereales, de manera que una vez segado el cultivo anterior

dejaríamos la mayor cantidad de residuos de rastrojos (paja picada)

posteriormente control de malas hierbas (herbicida).

La aplicación de herbicida viene condicionada por el cultivo anterior, si el cultivo anterior es el girasol, disponemos de muy poco tiempo para realizar la preparación del lecho de siembra ya que se cosecha en el mes de Septiembre y disponemos de un mes para sembrar el cereal, por lo que la aplicación de herbicida y las dos labores superficiales se tendrían que realizar con rapidez. Aquí, la primera labor tiene como objetivo enterrar las malas hierbas y los residuos del girasol, y la segunda labor tiene como objetivo preparar el lecho de siembra, aquí a veces no es necesario usar herbicida.

Mientras que si el cultivo anterior es un cereal,

Herbicida antes de realizar la primera labor superficial

4 o 5 días después del herbicida realizar una labor superficial para enterrar los restos de malas hierbas, mes o mes y medio antes de la siembra. Es conveniente, un par de días después de la siembra aplicar un herbicida selectivo.

Si aplicamos, la siembra directa en cereales, no se realiza ninguna labor desde la recolección del cultivo hasta la siembra del siguiente, excepto para la aplicación de fertilizantes y de herbicidas para el control de las malas hierbas. Al menos se mantiene el 90% de residuo superficial y se emplea la máquina de siembra directa.
De manera que eliminaríamos los residuos del cultivo anterior y las malas hierbas todo lo posible para facilitar la siembra, igual que en el caso anterior sería conveniente usar un par de aplicaciones de herbicidas.

Por último, si realizamos la siembra directa en girasol, como hemos dicho anteriormente, conviene dejar la mayor cantidad posible dada la duración (7-8 meses) hasta la siembra. Probablemente, se va a producir la proliferación de malas hierbas, y en consecuencia conviene aplicar 2 tratamientos de herbicida como mínimo. Si abundan las precipitaciones en Enero, crecerían demasiado las malas hierbas, conveniente labor superficial. Máquina de siembra directa.

Con respecto a las posibilidades para realizar un laboreo mínimo o una siembra directa, en el laboreo mínimo nos saltamos el pase de la grada, realizamos un pase del cultivador, posteriormente abonamos y por último realizamos una siembra convencional. Si realizamos una siembra directa, en primer lugar aplicamos herbicida, posteriormente abonamos, y por último realizamos la siembra con una sembradora de siembra directa.

Razones que de forma histórica han justificado la práctica del barbecho y beneficios atribuidas a ellas. Crítica de las mismas desde la perspectiva de la técnica actual. Indicar algunas ideas derivadas de los antiguos trabajos sobre supresión o reducción del barbecho que tienen o podrían tener acogida en las modalidades de agricultura de conservación o agricultura ecológica

 Las razones que de forma histórica han justificado la práctica del barbecho han sido ahorrar agua, favorecer el almacenamiento, la conservación la misma, evitando la evaporación.
Con el barbecho se pretende facilitar la restructuración del suelo con la alternancia de temperaturas, logramos mejorar la aireación del suelo, conseguimos reducir los elementos de propagación de plagas, enfermedades y malas hierbas, además de adelantar la germinación de las semillas de malas hierbas y disminuir su incidencia en el cultivo.

 Con el barbecho, aumentamos la fertilidad del suelo, incrementamos las mineralización de la materia orgánica y la nitrificación, conseguimos un lecho adecuado para la semilla, aprovechamos los rastrojos y disminuimos los excedentes de productos agrarios como el abono.

Actualmente, con el laboreo de conservación se podría poner en cuestión el barbecho pues podemos conservar las propiedades del suelo sin necesidad de tener que dejarlo en reposo un año. Esto lo conseguimos con técnicas como:
dejar los restos vegetales de la cosecha anterior reposar sobre el suelo, minimizar el laboreo del suelo, el uso de la la rotación de cultivos, etc…

Si reducimos o eliminamos por completo el barbecho, con una buena agricultura de precisión podríamos, mejorar la estructura del suelo, y con ello la capacidad de retención de agua y la aireación del mismo con la rotación de cultivos, pues con cultivos que tienen diferente sistema radicular van afectar al suelo de un modo distinto, y también con la reducción del laboreo, así como la profundidad del mismo.

La fertilidad del suelo la podíamos mejorar, manteniendo los rastrojos del cultivo anterior, pues previamente a la siembra serán enterrados con el paso de un cultivador y conseguiremos aumentar los niveles de materia orgánica.

Otro problema es la erosión.
Al mantener la tierra sin ninguna protección, favorecemos la erosión de la superficie del suelo, las partículas del suelo se desprenden por el impacto de precipitaciones, que pueden ocasionar problemas de escorrentía, que van a ser trasladadas a otros lugares del terreno.

Una opción para suprimir el barbecho sería, el cultivo en líneas pareadas, con el que obtenemos una aumento de la producción que con el barbecho y una buena aireación del suelo, que en definitiva nos aumentaran los rendimientos.