Formato de recurso de apelación en materia civil

Recurso de reposición


Regulado en los arts. 451 y ss. LEC.

Es un recurso ordinario y no devolutivo. Además, el art. 451 nos dice expresamente que los recursos de reposición no tienen carácter suspensivo.

Cabe recurrir en reposición contra todas las providencias del juez y contra los autos no definitivos y todas las diligencias de ordenación del Letrado y todos los decretos del Letrado no definitivos.

Aspectos procedimentales: Plazo de interposición de 5 días. Y en el escrito de interposición del recurso tiene que indicarse la infracción cometida. Si se cumple con el requisito del plazo y se cumple con la cita de la infracción cometida, se admite a trámite el recurso por diligencia de ordenación del Letrado. Si no se cumple este requisito, entonces procede la inadmisión a trámite:

  • Si lo que se recurre es una providencia o un auto no definitivo del juez la inadmisión es por providencia del juez.
  • Si lo que se recurre es una diligencia de ordenación o un decreto no definitivo del Letrado entonces se inadmite por decreto del Letrado.

Esta providencia del juez de inadmisión es irrecurrible, sin embargo, el decreto de inadmisibilidad del Letrado tiene recurso de revisión.

Admitido a trámite el recurso se tiene que conceder un plazo 5 días para que se dé traslado del recurso a las demás partes y estas lo puedan impugnar. Habiendo impugnado el recurso o no, el recurso se resuelve. Se resuelve dependiendo de qué es lo que se recurra:

  • Si se resuelve una resolución del juez, por auto. Si se recurría la resolución del Letrado, por decreto. El auto del juez es irrecurrible. La única posibilidad es permitir recurso de revisión contra el mismo.

Recurso de revisión


Regulado en el art. 454 bis LEC.

Es un recurso ordinario y devolutivo. Es un recurso que cabe contra los decretos del Letrado que ponen fin al pleito e impiden su continuación, así como en todos aquellos casos que la ley expresamente lo prevea. Cabe recurso de revisión contra el decreto del Letrado que resuelve un recurso de reposición contra un auto, un decreto o una diligencia de ordenación.

Es un recurso muy sencillo. Se interpone en los 5 días siguientes a la notificación de la resolución. Hay que indicar también la infracción que se ha cometido. Se da traslado a las demás partes para que puedan impugnar el recurso y resuelve el juez por auto.

Recurso de queja


Regulado en los arts. 494 y 495 LEC.

Es un recurso ordinario, devolutivo y medial. Es medial porque es un recurso que cabe por inadmisión a trámite de otro recurso.

Cabe recurrir en queja el auto de inadmisión a trámite de un recurso de apelación, de inadmisión de un recurso de casación o de inadmisión de un recurso extraordinario por infracción procesal.

Se interpone ante el superior jerárquico, al que correspondería conocer del recurso inadmitido. El plazo para interponerlo es de 10 días y una vez interpuesto se resuelve sin más (sin traslado y sin nada). La queja puede ser estimada o desestimada. Si estima el recurso de queja el superior ordenara al inferior que admita el recurso y le dé trámite. Si se desestima el recurso de queja únicamente se informará para que quede constancia.


Recurso de apelación


Regulado en los arts. 455 y ss. LEC.

Es un recurso ordinario, devolutivo y es un recurso que a veces es suspensivo y a veces no. A veces se da en un efecto y a veces se da en ambos efectos.

El recurso de apelación es un recurso que cabe contra las sentencias de la Primera Instancia (no todas), cabe contra los autos definitivos y cabe contra los autos no definitivos cuando la ley expresamente lo prevé.

Las sentencias que están excluidas de apelación en Primera Instancia, se recogen en una excepción que se introdujo en el año 2011 y es una excepción cuantitativa porque se excluyen de apelación las sentencias dictadas en los juicios verbales por razón de la cuantía que no superen los 3000 euros.

La competencia corresponde a los Juzgados de Primera Instancia si se recurre una resolución de los Juzgados de Paz o corresponde mayoritariamente a las audiencias provinciales, si lo que se recurre es una resolución del Juzgado de Primera Instancia, del Juzgado de lo Mercantil o del Juzgado de Violencia contra la Mujer (en materia civil).

No confundir apelación con segunda instancia

El ámbito del recurso es aquel que le quieran dar las partes, la extensión del recurso lo fija la parte recurrente. El recurso de apelación puede fundarse en un vicio in procedendo (de carácter procesal) o en un vicio in iuricando. Pero la ley da una especial importancia al recurso de apelación basado en vicios in procedendo, cuando se recurre por vicios in procedendo hay que indicar el derecho o garantía infringido, la lesión o vulneración ocasionada y las actuaciones realizadas para la reparación de esa vulneración.

La otra precisión es sobre un principio o prohibición de reformatius imperius (reforma a peor) significa que por vía del recurso no se puede agravar o empeorar la situación del recurrente.

Es un recurso suspensivo a veces sí y a veces no. No es suspensivo si lo que se recurre es una sentencia desestimatoria, ni tampoco es suspensivo si lo que se recurre es un auto definitivo. Contra sentencias estimatorias lo normal es que si tenga efectos suspensivos. Si lo que se recurre es un auto que no es definitivo, habrá que estar a la disposición legal para ver si se admite en un efecto o ambos.

Desde el momento en que se admite a trámite el recurso el órgano ad quo pierde la competencia, ya no puede resolver ni seguir conociendo. Las peticiones que haya que hacer habrá que hacerlas en el órgano ad quem.

Como todos los recursos devolutivos hay unos trámites que se llevan ante el órgano ad quo (el que dicta la resolución recurrida) y otros trámites que se llevan a cabo ante el órgano ad quem (el superior jerárquico que conoce de la resolución).

Ante el órgano ad quo se interpone el recurso, el plazo para interponer el recurso es de 20 días desde la notificación de la resolución. Si el recurso esta interpuesto en plazo y con los requisitos que la ley exige, se admite a trámite. La admisión a trámite es por diligencia de ordenación del Letrado. Puede suceder que el Letrado entiende que no concurren los requisitos para la admisión del recurso, cuando cree que se dan estas circunstancias tiene que dar cuenta al tribunal. Y el tribunal puede resolver dos cosas:

  • Admitir: Lo hace por providencia
  • Inadmitir: Lo hace por auto

Contra el auto que inadmite el recurso de apelación, cabe recurso de queja.

Admitido a trámite el recurso, hay que dar traslado por 10 días a las demás partes. En este traslado pueden hacer dos cosas: oponerse al recurso de apelación o pueden formular recurso de apelación independiente. Es factible que el apelado también apele en las sentencias estimatorias en parte, cuando una sentencia no satisface los pedimentos de la demanda, pero tampoco la petición de absolución del demandado, puede ser gravosa para ambos y el recurso de apelación del apelante puede completarse con un recurso de apelación del apelado (que también será apelante). Casi siempre esta apelación que formula el apelado contra la sentencia se debe a una estrategia procesal. El apelado en ese momento espera a ver qué hace la otra parte, si la otra parte se conforma igual él también, pero al recurrir la otra parte, él también. Si el apelado formula también recurso de apelación, hay que dar otros 10 días para dar traslado del recurso al inicial apelante.

Transcurridos esos trámites, a partir de ese momento se acuerda la remisión de las actuaciones al órgano ad quem y se emplaza a las partes para que comparezcan ante el mismo en el plazo de 10 días (el emplazamiento ante el órgano ad quem lo realiza el órgano ad quo). Si el apelante o apelantes no comparecen ante el órgano ad quem en ese plazo que se les da entonces en el órgano ad quem el Letrado dicta decreto declarando desierto el recurso.

Comparecidas las partes (ante el órgano ad quem), pueden presentarse dos distintas situaciones: que se celebre vista o que no se celebre vista ante el órgano ad quem. Se celebra vista cuando hay que practicar prueba o cuando lo han solicitado las partes y el tribunal lo considera necesario. La práctica de la prueba en la segunda instancia es muy limitada, casi excepcional. Se puede practicar prueba, si se presentó prueba en primera instancia y el juez la denegó y se protestó o cuando alguna prueba ha sido propuesta y ha sido admitida por causa de fuerza mayor o cuando han acontecido hechos nuevos o de nueva noticia.

Si se ha celebrado vista, entonces el tribunal (el órgano ad quem) tiene que dictar sentencia en el plazo de 10 días. Y si no ha habido vista, entonces tiene que dictar sentencia en el plazo de un mes desde percibidas las actuaciones.

La resolución del recurso de apelación se produce o bien a través de auto o bien a través de sentencia. Se resuelve por auto cuando lo que se recurría es un auto. Si lo recurrido es una sentencia, entonces la resolución del recurso es mediante sentencia.

En cuanto al contenido del recurso. Si el recurso es desestimado entonces se produce la firmeza de la resolución que se recurría, hay condena en costas al recurrente y pierde ese depósito de 50€ que había constituido para interponer el recurso. Si el recurso es estimado, la audiencia dictará una resolución que sustituya en todo o en parte a la resolución recurrida y cabe la posibilidad de que si se hubiera vulnerado una resolución de carácter procesal acuerde la retroacción de las actuaciones al momento donde se produjo el defecto procesal.


Recurso de casación


Regulado en los arts. 477 y ss. LEC.

Se puede definir como un recurso devolutivo, un recurso extraordinario.

El tribunal español que conoce de la casación es un órgano jurisdiccional, al ser un órgano jurisdiccional cuando se estima el recurso de casación no se limita a anular o casar la sentencia o resolución impugnada, sino que como es un órgano jurisdiccional puede entrar a decir el derecho, puede entrar a enjuiciar el derecho para el caso concreto.

El modelo español se atiende al ius litigationis (a los derechos de las partes), atiende a la defensa de los derechos de las partes y también atiende al ius constituciones, mediante una doble función.

Hoy en día, tras la reforma del año 2000, solo contamos con el recurso de casación por infracción de Ley. Hoy en día solo tienen cabida los recursos de casación por infracción de Ley. Para las infracciones de forma o de proceso, se crea un nuevo recurso que es el recurso extraordinario por infracción procesal. Este recurso sirve para denunciar las vulneraciones de normas procesales (vicios in procedendo).

El motivo del recurso de casación se recoge en el art. 477 LEC. Este artículo dice que el recurso de casación habrá de fundarse como motivo único en la infracción de normas aplicables para resolver las cuestiones objeto del proceso. Dentro de esas infracciones de normas, hay que destacar que se debe tratar siempre de normas materiales, dado que la infracción de normas procesales ira al recurso extraordinario por infracción procesal. Decir también, que tiene que ser normas con rango de ley.

Cabe recurso de casación contra:

  • Sentencias de las Audiencias Provinciales que ponen fin a la segunda instancia.
  • No cabe recurso de casación contra todas las sentencias de las AP que ponen fin a la segunda instancia, si no solamente en los siguientes casos:
    • Sentencias dictadas en materia de protección de los derechos fundamentales.
    • Cabe también recurso de casación cuando la sentencia se ha dictado en un procedimiento que por razón de la cuantía supera los 600.000€.
    • Cabe recurso de casación cuando no siendo derechos fundamentales, ni superando la cuantía de los 600.000€ presenta el asunto interés casacional.

Un asunto presenta interés casacional:

  • Cuando la sentencia impugnada sea contradictoria a la doctrina jurisprudencial del TS en la materia.
  • Sentencia dictada lo sea en una materia donde exista contradicción entre la jurisprudencia de las AP.
  • Las sentencias dictadas lo sean aplicando normas que tienen una vigencia inferior a 5 años y que no exista jurisprudencia formal.

El trámite que se lleva a cabo ante el órgano ad quo es la interposición del recurso de casación. El plazo para la interposición del recurso es de 20 días desde la notificación de la resolución recurrida y aquí se constituye también el depósito de la disposición adicional 15º LOPJ que también son 50€. La admisión a trámite del recurso se hace por diligencia de ordenación del Letrado, y si el Letrado entiende que hay motivos para inadmitirla tiene que dar cuenta al tribunal. El tribunal puede admitir por providencia o inadmitir por auto. Contra el auto que inadmite del recurso de casación cabe recurso de queja.

Si el recurso se admite a trámite se elevan las actuaciones al órgano ad quem que puede ser el Tribunal Supremo o el Tribunal Superior de Justicia y se emplaza a las partes para que comparezcan en el plazo de 30 días. Si el recurrente no comparece, se dicta un decreto declarando desierto el recurso. En cambio, si comparece pasan las actuaciones al tribunal que examinar dos cuestiones: la primera la competencia para conocer del recurso y si es competente resolverá sobre la admisibilidad del recurso. Si el Tribunal Supremo inadmite contra el auto de inadmisión no cabe recurso alguno. Los motivos por los que el TS puede inadmitir el recurso están recogidos en el art. 483 LEC.

Si se admite a trámite el recurso de casación, hay que oír a las partes por plazo de 20 días. En el Tribunal Supremo cabe también que se celebre vista o que no se celebre vista. Lo que no hay en la casación es prueba. La vista se celebra si las partes lo solicitan y el tribunal lo estima necesario. Después de celebrada la vista ya se dicta sentencia.

La casación puede ser desestimatoria del recurso, en cuyo caso ya queda firme la resolución que se había recurrido, se imponen las costas al recurrente y pierde el depósito de los 50€. Si se estima el recurso de casación, según estime en todo o en parte, casará o anulará la sentencia recurrida en todo o en parte y entrará a resolver lo que proceda.


Recurso extraordinario por infracción


Regulado en los arts. 468 y ss. LEC.

Definir como un recurso devolutivo y un recurso extraordinario (porque tiene cuatro motivos tasados por los que cabe el recurso, mencionados en el art. 469).

A través de este recurso se pueden denunciar vicios de carácter procesal y es ante esta vía donde caben denunciar estas vulneraciones procesales (vicios in procedendo). El recurso extraordinario por infracción procesal cabe conocer del mismo a los TSJ, pero la LOPJ no les atribuye estas competencias a los TSJ, solo se la atribuye la LEC. Hasta que se reforme la LOPJ y se introduzca esta competencia de los TSJ, estos recursos los conocerá la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, así lo indica la disposición adicional 16º LEC.

El objeto de estos recursos son las infracciones de carácter procesal, los vicios in procedendo. Es incompatible con el recurso de casación.

A través del recurso extraordinario por infracción procesal se pueden recurrir los autos y las sentencias dictadas por las Audiencias Provinciales resolviendo la segunda instancia. Los motivos por los que se utiliza este recurso es para denunciar vicios in procedendo.

Los motivos tasados para interponer recurso extraordinario por infracción procesal se recogen en el art. 469 LEC. Que este recurso solo podrá fundarse en los siguientes motivos:

  • Infracción de las normas sobre jurisdicción y competencia objetiva o funcional.
  • Infracción de las normas procesales reguladoras de la sentencia.
  • Infracción de las normas legales que rigen los actos y garantías del proceso cuando la infracción determinare la nulidad conforme a la ley o hubiere podido producir indefensión.
  • Vulneración, en el proceso civil, de derechos fundamentales reconocidos en el artículo 24 de la Constitución.

En el recurso extraordinario por infracción hay que mirar que precepto se ha infringido, hay que indicar que lesión o que vulneración se ha sufrido y hay que indicar las actuaciones llevadas a cabo para evitar o corregir esa vulneración.

En cuanto a los aspectos procesales hay que indicar que se trata de un recurso devolutivo en el que hay actuaciones ante el órgano ad quo y el órgano ad quem. Ante el órgano ad quo (Audiencia Provincial) tiene lugar la interposición del recurso, para la cual hay un plazo de 20 días y constituir el depósito de los 50€. Admisión por diligencia de ordenación y si no cuenta al tribunal que admite por providencia o inadmite por auto, auto que es susceptible del recurso de queja. Admitido a trámite el recurso extraordinario por infracción procesal y entonces hay que elevar las actuaciones ante el órgano ad quem con emplazamiento de las partes. Si no comparece el recurrente, se dicta decreto con desierto del recurso y se confirma la resolución recurrida. Si comparece el recurrente, hay que resolver sobre la inadmisibilidad del recurso. Admitido a trámite hay que oír a las demás partes por 20 días. Hay posibilidad o no de celebración de vista. Celebrada o no ya se resuelve el recurso mediante sentencia.


Los contenidos de la sentencia, pueden ser estimatorio o desestimatorio. La sentencia desestimatoria del recurso queda firme la resolución recurrida, se pierde el depósito y condena en costas al recurrente. Si la sentencia estima el recurso:

  • Si se habían alegado varios motivos del 469 y entre ellos el referente a la vulneración de normas sobre jurisdicción y competencia siempre es lo primero que hay que resolver en primer lugar.
  • Si se han alegado los demás motivos del art. 469 se anulará en la sentencia lo que corresponda con retroacción al momento donde se cometíó la infracción.

Si se interponen dos recursos distintos contra la misma sentencia entonces entramos en el concurso de recursos.

Si concurre un recurso de casación ordinario con un recurso de casación foral. Solución: se tiene por no interpuesto el recurso de casación ordinaria. Art. 476.

Si concurren recurso de casación foral y recurso extraordinario por infracción procesal. Solución: la ley distingue según lo interponga la misma parte o partes distintas. Si el mismo sujeto recurre (art. 466.2) la resolución en casación y en el extraordinario por infracción se tiene por no interpuesta la casación (si se alegan motivos procesales y de fondo en una cuestión siempre son preferentes los procesales). Si se recurre por casación y en el extraordinario por distinta parte (art. 488), en estos casos se admiten ambos recursos y el recurso de casación queda en suspenso hasta que se resuelva el extraordinario por infracción.

Se da otra posibilidad que es el recurso de casación foral y el recurso extraordinario por infracción, que no se da en cuanto al trámite. El recurso de casación foral es competente el Tribunal Superior de Justicia y el recurso extraordinario por infracción quiere la LEC que sea competente el TSJ, aunque falta la reforma de la LOPJ y a día de hoy es competente el TS. La solución que pone la ley es para cuando conozca el TSJ, si se interpone una casación foral y un recurso extraordinario por infracción procesal se admiten ambos, se tramitan ambos y solo se entra a resolver de la casación si se desestima el motivo del extraordinario por infracción.


Recurso en interés de la ley


Regulado en los arts. 490 y ss. LEC.

Este recurso en interés de la ley es cualquier cosa menos un recurso. Cabe contra resoluciones que son firmes. No están legitimados los que han sido parte en los procesos. El recurso en interés de la ley deja intactas las situaciones jurídicas en virtud de las resoluciones impugnadas. Por mucho que la ley lo llame recurso, no tiene naturaleza de recurso, y más bien es un mecanismo para buscar la uniformidad jurisprudencial en materia de infracción de normas procesales.

Según el art. 490 LEC se pueden recurrir las sentencias dictadas por los TSJ resolviendo los recursos extraordinarios por infracción procesal, siempre que no se hayan recogido en amparo.

Está legitimado para intervenir en este recurso el Ministerio Fiscal, el Defensor del Pueblo y están legitimadas determinadas organizaciones de carácter público. Las partes no están legitimadas.

Los motivos del recurso son las divergencias o contradicciones existentes entre las sentencias de los distintos TSJ resolviendo el extraordinario por infracción procesal. Discrepancias o contradicciones que tiene que ser auténticas contradicciones, es decir, tratamiento desigual de asuntos iguales.

La competencia para conocer del recurso en interés de la Ley la tiene la Sala de lo Civil del TS. El recurso se interpone directamente ante la Sala de lo Civil del TS en el plazo de 1 año a contar desde la sentencia más moderna que se invoque.

En el trámite de este recurso se deben aportar las certificaciones o las copias de las sentencias de las que se alegan contradicción y hay que presentar una certificación que no se ha recurrido en amparo.

Si la sentencia es una sentencia estimatoria del recurso fijara la interpretación correcta y dejara intactas las situaciones jurídicas entre las que se había invocado esa contradicción. La finalidad de este recurso es la búsqueda de uniformidad. Esta sentencia se debe publicar en el BOE, y en ese momento vincula a todos los juzgados y tribunales a excepción del TS.

No tiene sentido hasta tanto no asuma la competencia para resolver el recurso extraordinario los Tribunales Superiores de Justicia, porque a día de hoy como está conociendo el TS de los extraordinarios esas discrepancias interpretativas no existen, empezaran a existir en el momento en que los TSJ asuman el conocimiento de estos asuntos.


Concepto

Los recursos están regulados en los arts. 448 y ss. LEC. Y se puede decir que los recursos son: un acto de parte mediante el cual se pretende restringir, anular o dejar sin efecto una resolución procesal que resulta gravosa al recurrente.

De esta definición se extraen una serie de carácterísticas:

Es un acto de parte, y son un derecho. Se fundamentan en el art. 24.1 CE. Cuando se ejecuta un recurso, se inicia una fase nueva del proceso. Pero no se ejercita una nueva acción, es una prolongación de la acción. Es un acto formal, está sujeto a fuertes requisitos de forma. El requisito del plazo nunca es subsanable. Los recursos solo caben contra resoluciones que no son firmes

Para fundamentar el recurso solemos decir que el recurso tiene un fundamento objetivo y un fundamento subjetivo.

El fundamento objetivo del recurso está en la existencia de un error o vicio que se comete en la resolución que se impugna. Este error puede ser de dos tipos:

  • Vicio in procedendo: se ha cometido un error de carácter procesal. Una vulneración de una norma procesal.
  • Vicio in iuricando: el error cometido en la resolución procesal es un error en la emisión del juicio jurisdiccional. Ejemplo: el juez aplica una normativa autonómica, cuando yo creo que debería haber aplicado la normativa europea.

El recurso requiere del presupuesto de la legitimación.
En primer lugar, están legitimados para recurrir las partes, así lo indica la ley en el art. 448.1: “Contra las resoluciones de los Tribunales y Secretarios Judiciales que les afecten desfavorablemente, las partes podrán interponer los recursos previstos en la ley.

Aunque en algunos casos va a estar legitimado para interponer recurso el Ministerio Fiscal, aunque no haya sido estrictamente parte. En otros casos también va a estar legitimado el Defensor del Pueblo y determinadas instituciones jurídicos públicas, aunque no hayan sido parte.

El segundo presupuesto del recurso es la existencia de un gravamen.
Para recurrir una resolución judicial es necesario que haya un gravamen, es impensable recurrir una resolución que estima las pretensiones del recurrente. El gravamen puede ser de muchos tipos: puede ser un perjuicio jurídico o ser un perjuicio económico o se puede recurrir una sentencia por las costas.

Para recurrir, aunque sea muy obvio tenemos que contar con una resolución que sea impugnable o recurrible. Hay que contar con una resolución que no sea firme, dado que la firmeza excluye la posibilidad de recurso. En principio toda resolución del Juez o del Letrado es recurrible, y si no lo es lo tiene que decir la ley.

Para recurrir una resolución necesitamos escoger el recurso adecuado, no todos los recursos caben contra todas las resoluciones. Hay que elegir el recurso que es factible.


Otro fundamento es la competencia para conocer.
La competencia en los recursos va ligada al tipo de recursos de que se trate.

El plazo para los recursos es distinto para los distintos recursos. Depende de lo que establezca la ley. El plazo es vital porque es lo único que no se puede subsanar. Y transcurrido el plazo precluye la posibilidad de recurrir.

En cuanto a los requisitos de forma no se pueden hacer muchas generalidades, porque los recursos distintos tienen distintas formalidades. Los recursos generalmente se interponen por escrito. Y los demás requisitos formales que la ley señale para cada caso.

Otro presupuestos del recurso, la necesidad de constituir depósito para recurrir, que está regulada en la disposición adicional 15º LEC.

Clases

  • Devolutivos y no devolutivos


    Los recursos no devolutivos son aquellos en los que conoce y resuelve el recurso el mismo órgano que ha dictado la resolución recurrida (ej: recurso de reposición). Los recursos devolutivos son aquellos en los que la competencia para resolver la resolución recurrida corresponde a otro órgano que ha dictado la resolución recurrida (ej: recurso de apelación).
  • Ordinarios y extraordinarios


    Los recursos ordinarios son aquellos en los que la fundamentación del recurso no es necesario que se circunscriba a determinadas causas legales, se puede alegar cualquier vulneración procedimental o material (se puede alegar cualquier vicio in procedendo o cualquier vicio in iuricando). Los recursos extraordinarios son aquellos en los que la interposición del recurso debe fundarse en un motivo legal o no se podrá recurrir. Hay unos motivos tasados que es por ejemplo en el recurso casación o recurso extraordinario por infracción procesal.

Efectos

  • Efectos de la interposición del recurso


    El primero que se deriva y el más evidente es que impide la producción de cosa juzgada formal. Además, los recursos producen efectos suspensivos y devolutivos. Cuando la ley nos dice que un recurso se admite en un solo efecto, nos está diciendo que se da el efecto devolutivo (de ese recurso conoce el superior del que ha dictado la resolución devolutiva). Hay ocasiones que la ley nos dice que producen ambos efectos: que además de dar efecto devolutivo, produce además el efecto suspensivo.
  • Efectos que derivan de la resolución del recurso


    Hay que distinguir según el recurso sea estimatorio o desestimatorio. Si el recurso es desestimatorio (recurrimos en apelación y nos desestiman la apelación) ello quiere decir que queda firme la resolución que se había impugnado. Por el contrario, la estimación del recurso produce que la nueva resolución que se dicta en vía de recursos sustituye en todo o en parte a la resolución recurrida. También puede suceder cuando se estima un recurso y se hallan alegado vicios procesales (vicios in procedendo) que la nueva resolución obligue a retrotraer las actuaciones al momento donde ocurríó el vicio procesal.
  • El recurso puede tener (no siempre los tiene) unos determinados efectos extensivos.
    Estos efectos extensivos que la ley solo prevé para el recurso de casación pero que se aplican a cualquier otro tipo de recurso. Se produce en los casos en los que, existiendo litisconsortes, unos recurren y otros no recurren. Es el caso en el que un litisconsorte no puede perjudicar con sus actos a otro litisconsorte, pero si le puede beneficiar.