La novela de los años 40

Camilo José Cela Trulock nace el 11 de mayo de 1916 en Iria Flavia (La Coruña) en el seno de una familia española e inglesa italiana. Antes de comenzar su carrera literaria abandona varías carreras como medicina, física y filosofía, aunque acude a las clases de literatura española contemporánea de Pedro Salinas, quien determina su vocación por las letras y así comienza a escribir sus primeros poemas en el periódico “El Argentino de la Plata” en 1935. Durante la guerra civil participa como cabo artillero en el bando nacionalista y cuando ésta termina, Cela se matricula en la facultad de derecho y en 1940 comienza a escribir “La familia de Pascual Duarte” y a trabajar como censor de dos revistas religiosas.

Gracias a su estrecha relación con el Delegado Nacional de Prenda y Propaganda y a los éxitos d “La Familia de Pascual Duarte” (1942) y “La Colmena” (1951), Cela comienza a tener reconocimiento en la cultura española de los años 40 y 50. Además es invitado a impartir conferencias en países latinos, dónde ambienta su obra “La catira” (1955), con la que obtiene el Premio de la Crítica. Durante estos años Cela se mueve entre personajes célebres como Pablo Picasso, Ernest Hemingway y Joan Miró. Los siguientes años es nombrado Doctor honoris y catedrático numerario. Además recibe varios premios hasta conseguir en 1989 el Premio Nobel de Literatura.


Trayectoria literaria:


La carrera literaria de Cela comienza en 1935 con la publicación de poemas en una revista argentina. Pero con el inició de la guerra civil su trabajo quedó interrumpido hasta que ésta finalizó y empezó a redactar artículos y cuentos para varias revistas franquistas.

Novela:


  Cela es mayoritariamente reconocido en el campo de la novela.
El escritor sigue los patrones de varios autores de sobrenombre como Emilia Pardo Bazán o Galdós, pero, sobre todo, siente admiración por Pio Baroja y entiende que los pilares fundamentales para escribir una novela son la memoria y la vida. De ahí que sus principales novelas se centren en las confesiones de personajes o en los hechos cotidianos de la sociedad de la época. Pero, también cree necesario dar un toque subjetivo y una ligera deformación de la realidad para crear una novela de ficción que atraiga al lector. Todo esto contando desde un punto de vista pesimista, desconfiado y desesperanzado, y con unos personajes caracterizados por su vulgaridad y anti heroicidad o por trastornos psicológicos. Con inteligencia, crítica y humor, Cela se muestra escéptico ante la religión, la política y el ser humano.


Su primera obra,“La familia de Pascual Duarte”, destaca por ser la primera novela tremendista, es decir, escribe sobre asuntos escalofriantes como la violencia, la mezquindad humana y la venganza.

Además hay que tener en cuenta que durante los años 40 y 50 se trabaja una literatura social  inspirada en las experiencias vividas por los autores y en el realismo. Algo que Cela pone de manifiesto en “Pabellón de reposo” (1943), basada en su experiencia en los sanatorios, y en “La colmena” (1951), documento y testimonio fotográfico de posguerra. Estas obras pertenecen a la primera etapa de la trayectoria de Cela, donde deja que sea el lector quien saque las consecuencias de las historias y quien juzgue a los personajes.

Cela sabe adaptarse a los cambios literarios que suceden en los años sesenta, en especial al experimentalismo y al lirismo. Aunque deja de ser el pionero de la literatura española y sus novelas “Mrs Cadwell habla con su hijo”, “Vísperas, festividad y octava se San Camilo” y “Oficio de tinieblas” no producen el mismo impacto que las de las décadas de los 40 y 50.  Sin embargo, en esta segunda etapa, alcance el éxito con “Madera de Boj” (1989 Premio Nobel) donde advierte al lector de los peligros de un mundo irracional, imaginativo y caótico.

También escribe varios libros de viaje como “Viaje a la Alcarria”, “Notas de un vagabundaje” y “Judíos moros y cristianos”,  que describen la realidad española rural y provinciana mediante escenas costumbristas y diálogos.

Cuentos:


Los cuentos también son de carácter realista, costumbrista y tremendistas. Algunos se presentan como sucesos oídos en la calle o contados por sus protagonistas (“Esas nubes que pasan”), otros combinan el humor con la ternura (“El bonito crimen del carabinero”) y los cuentos de “Baraja de invenciones” cuentan con registros poéticos, autobiográficos, valleinclanesco y sarcástico.

Otros:


Otros recursos utilizados por Cela son la caricatura y el esperpento. Estos aspectos se dan a conocer cuando escribe una crónica llamada “El gallego y su cuadrilla y otros apuntes carpetovetónicos” (1949), una mirada grotesca de los seres marginados y tullidos, que pone en evidencia las personas brutas e ingenuas de los pueblos españoles. Esta obra encuentra su madurez en “Tobogán d hambrientos” (1962), historias entrelazadas en un mundo anti heroico y provinciano.

Aspectos estilísticos:


destaca por su riqueza expresiva, conocimiento del español clásico y sintaxis flexible.  El lenguaje de cada una de sus novelas se adapta a la perfección a lo que quiere contar y a su ambientación.