Proceso psicológico bidireccionalidad

1. CONDUCTA PROSOCIAL:

La conducta prosocial hace referencia al conjunto de conductas definidas por la sociedad como beneficiosas para otras personas y para el sistema social, y el concepto altruismo «se refiere a la preocupación o atención desinteresada por el otro o los otros, como la tendencia de hacer el bien a los demás, aún a costa del propio provecho» (Fernández, De Lorenzo y Vázquez, 2012).

¿Por qué las personas ayudan? Estas conductas sociales positivas son estudiadas, específicamente, por la psicología Social desde hace décadas. Uno de sus principales objetivos es tratar de explicar las conductas prosociales que implican un compromiso por el bienestar de los demás sin esperar recibir una recompensa por ello, a pesar de que en ocasiones implican ciertos riesgos para quienes las realizan. Existe un amplio repertorio de razones para determinar por qué ayudamos a los demás: la religión, la edad, el sexo, el nivel educativo, el desarrollo cognitivo, la personalidad, elementos perceptivos, culturales e históricos, los antecedentes de las personas, entre otros (Marín, 2014).
Uno de los motivos más consistentes es la preocupación empática.
Las personas que ayudan experimentan un sentimiento de alegría empática, les produce una uníón ente el «yo propio» y el «yo del otro». Según las autoras Cuadrado y Fernández (2007), existen dos tipos de empatía:

  • Cognitiva


    Ponerse en el lugar de la otra persona
  • Emocional


    Experimentar las mismas emociones de un individuo o sentir compasión por éll

2. ACTITUDES:

La actitud puede ser definida como una «evaluación cognitiva y emocional de personas, acontecimientos o ideas. Esta valoración permite adoptar una posición a favor o en contra del objeto social y predispone un determinado tipo de comportamiento hacía él» (Diccionario de Trabajo Social, 2012).

Otra definición que podemos encontrar es la dada por las autoras Cuadrado y Fernández (2007):

«evaluación integral de un objeto que incluye aspectos cognitivos, emotivos y conductuales»

Como hemos indicado, es un constructo complejo de definir.

Sin embargo, en todas confluyen elementos cognitivos, conductuales y emocionales.
Estos tres procesos mantienen una interdependencia que promueve y predispone de una forma relativamente constante a la persona a adquirir un determinado comportamiento hacia un objeto, situación o estímulo. Si bien algunas actitudes son aprendidas y otras se desarrollan sobre unas bases biológicas, ambas también pueden ser modificadas. Concluyendo, y como así hemos visto, la actitud guía la conducta de la persona, por tanto, cualquier cambio en las actitudes modificaría el comportamiento


8. APRENDIZAJE:

El aprendizaje es un proceso psicológico fundamental que nos puede ayudar a lo largo de nuestro trabajo como agentes sociales, para realizar intervenciones que permitan modificar habilidades o destrezas de las personas.

«El aprendizaje es un cambio en los mecanismos de conducta debido a la experiencia con los acontecimientos del medio»  «Desde un punto de vista evolutivo, el aprendizaje puede entenderse como la capacidad de adaptación del ambiente» «El aprendizaje se define como la capacidad de ejecución o actuación, puede inferirse a partir de una conducta realizada. Sin embargo, hay ocasiones es las cuales es difícil poder realizar la conducta aprendida. No todo lo que aprendemos podemos mostrarlo en todo momento (aprendizaje silencioso)» «El aprendizaje se mide en función de los cambios conductuales. Pero también es importante resaltar que no siempre que existe un cambio de conducta se debe necesariamente a la existencia de aprendizaje»

Persuasión y cambio de actitudes


La búsqueda intencionada por medio de la comunicación, de generar un cambio de actitudes o creencias en el otro, que perduren en el tiempo:

La persuasión

Según los autores clásicos «para que un mensaje persuasivo cambie la actitud y la conducta, tiene que cambiar previamente los pensamientos o creencias del receptor del mensaje» (Moya, 2000). La eficacia de un mensaje persuasivo, va a depender de la combinación de cuatro elementos claves que tienen que ver con el emisor, como son: la fuente que emite el mensaje, el contenido del mensaje, el canal de comunicación y el contexto; modulado con tres carácterísticas de los receptores: grado de susceptibilidad ante la persuasión por parte del receptor del mensaje, las creencias previas y la autoestima del mismo.
    • emisor del mensaje: la fuente, el contenido, el canal de comunicación y el contexto
    • Carácterísticas de los receptores del sms: grado de susceptibildiad, creencias previas, autoestima

El proceso psicológico por el que los mensajes persuasivos pueden llegar a producir un cambio de actitud en el receptor consta de varios pasos (Moya 2000):


Atención, no todos los mensajes persuasivos llegan siempre al receptor, ya que su atención puede estar centrada en otras cuestiones e ignorar o no atender al mensaje.


Comprensión, si los mensajes no son asequibles para el receptor no llegan a influirle.


Aceptación, se produce cuando el sujeto receptor está de acuerdo con el mensaje


Retención, es importante que se dé una retención por parte del receptor, sino el mensaje no tendrá efecto más que a corto plazo

ATRIBUCIÓN:


Para la mayoría de los seres humanos es fundamental sentirnos confortables en cómo los demás nos ven y, al mismo tiempo, como vemos nosotros a los demás. En este sentido es fundamental el proceso de atribución, o lo que es lo mismo, el proceso por el cual evaluamos cómo es nuestra propia conducta y la de los demás. Para llegar a un razonamiento concreto se utilizan muchos atajos o inferencias causales y, por lo tanto, las atribuciones pueden ser incompletas y a menudo equivocadas. Por ello, el proceso de atribución es continuo y dinámico.


Resiliencia:



Superar los traumas ante las múltiples dificultades que la vida nos pone por delante y desarrollar la capacidad para adaptarnos a estos cambios requiere del aprendizaje y desarrollo de la resiliencia.
Se define el concepto de resiliencia como «factores en las personas que les permiten afrontar, resistir y superar la adversidad con más recursos y mejores resultados que la mayoría de las personas». Diccionario de Trabajo Social (2012)

DESMOTIVACIÓN:


Si «la motivación es lo que causa el comportamiento, lo que le da energía y dirección a la conducta» (Fernández-Abascal, Martín y Domínguez, 2005). La desmotivación, es el término opuesto, la falta de esas razones que actúan como motor de nuestros comportamientos.  Tiene efectos perjudiciales en la persona si se convierte en una tendencia recurrente o estable que puede generar:
  • Trastornos tipo depresivos, ansiedad, debilitar la confianxa en si mismo, afectar a nuestra salud física y psicol,dismunución d la cpacidad de afrontar problemas, limitar la creatividad, perjudicar capacidad d vinculados con otras personas

DESMOTIVACIÓN:


Si «la motivación es lo que causa el comportamiento, lo que le da energía y dirección a la conducta» (Fernández-Abascal, Martín y Domínguez, 2005). La desmotivación, es el término opuesto, la falta de esas razones que actúan como motor de nuestros comportamientos.  Tiene efectos perjudiciales en la persona si se convierte en una tendencia recurrente o estable que puede generar:
  • Trastornos tipo depresivos, ansiedad, debilitar la confianxa en si mismo, afectar a nuestra salud física y psicol,dismunución d la cpacidad de afrontar problemas, limitar la creatividad, perjudicar capacidad d vinculados con otras personas