Robo y hurto de uso de vehículos

2. BINOMIO SACRALIZACIÓN-DESACRALIZACIÓN

La sacralización y la relevancia social y jurídica e lo eclesiástico, es decir, de personas de lugares eclesiásticos, es otra de las carácterísticas que tiene los códigos penales autoritarios y el paso a una secularización total del CP español no se va a conseguir hasta 1995. Pero hay que señalar que no se produce una división pura como pudiera parecer a primera vista en la que la sacralización y la relevancia de lo eclesiástico se corresponda necesariamente con códigos penales autoritarios y la secularización con los progresistas, sino que aunque es cierto que esto responde a las líneas de mayor tendencia, el fenómeno inverso también se produce. Nos vamos a encontrar con restos de sacralización  y de relevancia de lo eclesiástico y en concreto con una especial intensidad de la figura del eclesiástico dentro del eclesiástico como persona, como sacerdote, como ministro eclesiástico dentro de los CP progresistas. Y también vamos a encontrar carácterísticas más propias de la secularización que en algunas ocasiones se dan en los CP autoritarios. Como daos reveladores de la sacralización y de la relevancia de lo eclesiástico dentro de los códigos penales autoritarios señálamos entre otras las siguientes:-En los códigos penales autoritarios se percibe un reflejo de sacralización y de la consideración superior de lo eclesiástico como atentado al principio de igualdad y como datos reveladores vamos a señalar los siguientes: En primer lugar, la sacralización de los códigos penales encuentran su reflejo a través del lugar sagrado, de manera q el lugar sagrado no se considera circunstancia agravante ni en el CP de 1822 ni en el de 1848, en cambio si pasa a ser circunstancia agravante en los CP de 1928 y 1944. Respecto al robo en templo en los CP de 1822, 1848, 1928 y 1944 se recoge expresamente el robo ocurrido en templo o iglesia pero además hay que señalar q tanto el código p de 1848 y 1944 recogen un tipo concreto en la modalidad de robo armado en iglesia. Tb se sacraliza el hurto al recogerse expresamente en un tipo en cada uno de esos códigos penales el hurto en templo y además en algunos de ellos como son os de 1848, 1928 y 1944 se habla del hurto de objetos destinados al culto. En segundo lugar, la relevancia de la figura del eclesiástico en los CP autoritarios: la relevancia  de los eclesiásticos en el CP de 1822 es muy fuerte, lo que hace que la secularización hace que quede lejos en ese código, incuso cuando se castigan delitos cometidos por eclesiásticos se les está amparando socialmente ya que se les da la relevancia social de funcionario público y se les sitúa muy por encima del poder civil. Respecto a los preceptos que dan idea de la  influencia de lo religioso en la sociedad se mantiene lo referente al eclesiástico también en el CP de 1848 y se produce un fuerte incremento de la pena para el delito de maltrato de obra al ministro religioso ene l ejercicio de sus funciones. En cambio disminuyen las referencias del eclesiástico en el CP de 1928 y se produce un descenso genérico de las penas relativas a los delitos señalados. O preceptos en que se percibe una influencia de los religioso denotan esa constante presencia del eclesiástico como figura relevante y también como se percibe q las penas son superiores en el CP de 1944  a las existentes en el CP de 1928 salvo algunos casos como los de promoción o sostenimiento de la rebelión, el estupro de prevalimiento y el maltrato de obra  a un ministro religiosos. -En los CP autoritarios también se observaba una serie de datos que denotaban cierta secularización y así dentro de estar en presencia de CP que protegían la religión podemos destacar algunos apuntes de secularización así los CP autoritarios muestran preceptos en q se castiga la negativa de tribunales eclesiásticos a colaborar con la justicia civil así como también se castiga los abusos que cometen los eclesiásticos en el ejercicio de sus cargos. En cuanto a los CP progresistas aunque muestran aspectos hacia la secularización también manifiestan la relevancia de la figura del eclesiástico a pesar de que la influencia de lo religioso disminuye. Para constatar la disminución de la sacralización así como de la influencia de los eclesiásticos vamos a verlo a través de algunos ejemplos. En primer lugar de la disminución de la sacralización en los CP a la total desacralización: el tipo relativo al incendio de iglesia que se mantienen en los CP progresistas de  1870 1 932 y tras las modificaciones sufridas. En el CP de 1995 cuando el delito de incendio parece ya desacralizado no solo al no referirse a una iglesia sino q ya no hace referencia  ningún edifico en concreto. Desaparece las referencias a los lugares sagrados, así el lugar sagrado deja de considerarse circunstancia agravante en el código penal de 1932 o la pena de robo disminuye en relación con la establecida en el CP de 1870.  El lugar sagrado no va a aparecer como circunstancia agravante en las reformas del CP de 1983 y 1989. En el CP de 1995 ya no se protege como tal el lugar sagrado.  En segundo lugar, se produce el paso de una disminución de la influencia de los eclesiásticos a la total desaparición de su figura en cuanto tal en el CP. Respecto a los preceptos que dan idea de lo religioso en la sociedad se mantiene una referencia constante al eclesiástico en el CP de 1870 y se pasa a hablar de cualquier maltrato inferido al ministro religioso, de manera que ya no solo se castiga el maltrato de obra sino cualquiera otro tipo el maltrato. En los preceptos que presentan una influencia de lo religioso se mantiene la referencia expresa al eclesiástico en el código del 32 aunque con disminución de las penas. Los preceptos que revelan una influencia de lo religioso van secularizándose desde la reforma de 1833 y podemos decir que la única a parición de la figura de lo eclesiástico del CP de 1995 lo es a título de personal humanitario en caso de conflicto armado. La secularización es absoluta en el CP de 1995.