Cuales son los axiomas de la comunicación

TRABAJO PRACTICO 7

  • Desarrollar el aspecto interaccional de la comunicación humana a través de cinco axiomas fundamentales, describiendo sus importantes consecuencias pragmáticas (efectos prácticos) en cualquier situación de comunicación.

Palabras claves: Comunicación, Interacción, Relación, Contenido

  1. El aspecto interaccional de la comunicación humana se centra en la comunicación diádica entre personas, en la cual las claves intercambiadas emanan directamente del cuerpo (movimientos, gestos, posturas), el habla (verbalizaciones), la voz (tono, volumen, tiempo) y el contexto inmediato (situación física, social, cultural, etc.) definidas en cinco axiomas. A través de una síntesis, desarrollando los aspectos más relevantes de cada uno de los axiomas.

La imposibilidad de no comunicarEn primer lugar, no hay nada que sea lo contrario de conducta. En otras palabras, no hay no-conducta, o, para expresarlo de modo aún más simple, es imposible no comportarse. Ahora bien, si se acepta que toda conducta en una situación de interacción tiene un valor de mensaje, es decir, es comunicación, se deduce que por mucho que uno lo intente, no puede dejar de comunicar. Actividad o inactividad, palabras o silencio, tienen siempre valor de mensaje: influyen sobre los demás, quienes, a su vez, no pueden dejar de responder a tales comunicaciones y, por ende, también comunican. Debe entenderse claramente que la mera ausencia de palabras o de atención mutua no constituye una excepción a lo que acabamos de afirmar. Tampoco podemos decir que la “comunicación” sólo tiene lugar cuando es intencional, consciente o eficaz, esto es, cuando se logra un entendimiento mutuo. Que el mensaje emitido sea o no igual al mensaje recibido constituye un orden de análisis importante pero distinto, pues, en última instancia, debe basarse en evaluación de datos específicos, introspectivos y proporcionados por el sujeto.

. Toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional, tal es que el segundo clasifica al primero y es, por ende, una meta comunicación.

Toda comunicación implica un compromiso y, por ende, define la relación. Esta es otra manera de decir que una comunicación no sólo transmite información sino que, al mismo tiempo, impone conductas. Siguiendo a Bateson (132,pp. 179-181), estas dos operaciones se conocen como los aspectos “referenciales” y “conativos” (3), espectivamente de toda comunicación. Bateson ejemplifica los dos aspectos. El aspecto referencial de un mensaje trasmite información y, por ende, en la comunicación humana es sinónimo de contenido del mensaje. Puede referirse a cualquier cosa que sea comunicable al margen de que la información sea verdadera o falsa, válida, no válida o indeterminable. Por otro lado, el aspecto conativo se refiere a qué tipo de mensaje debe entenderse que es, y, por ende, en última instancia, a la relación entre los comunicantes. Las relaciones rara vez se definen deliberadamente o con plena conciencia. De hecho, parecería que cuanto más espontánea y “sana” es una relación más se pierde en el trasfondo el aspecto de la comunicación vinculado con ln relación.  Si volvemos ahora a la comunicación humana, observamos que esa misma relación existe entre los aspectos referencial y conativo: El primero transmite los “datos” de la comunicación, y el segundo, cómo debe entenderse dicha comunicación. “Esta es una orden” o “sólo estoy bromeando” constituyen ejemplos verbales de esa comunicación acerca de una comunicación. La relación también puede expresarse en forma no verbal gritando o sonriendo o de muchas otras maneras. Y la relación puede entenderse claramente a partir del contexto en el que la comunicación tiene lugar. El aspecto relacional de una comunicación, es  idéntico al concepto de meta comunicación. La capacidad para meta comunicarse en forma adecuada constituye no sólo condición de la comunicación eficaz, sino que también está íntimamente vinculada con el complejo problema concerniente a la percepción del self y del otro

tercer axioma de la meta comunicación: La naturaleza de una relación depende de la puntuación de las secuencias de comunicación entre los comunicantes.

La puntuación de la secuencia de hechos La siguiente característica básica de la es  la interacción (intercambio de mensajes) entre comunicantes. Para un observador, una serie de comunicaciones puede entenderse como una secuencia ininterrumpida de intercambios. Sin embargo, quienes participan en la interacción siempre introducen lo que, siguiendo a Wholf (165), ha sido llamado por Bateson y Jackson la”puntuación de la secuencia de hechos. Las secuencias de intercambio son largas y, por lo tanto, presentan la característica de que cada ítem en la secuencia es, al mismo tiempo, estímulo, respuesta y refuerzo. Así, los intercambios constituyen una cadena de vínculos tríadicos superpuestos, cada uno de los cuales resulta comparable a una secuencia estímulo-respuesta-refuerzo. Podemos tomar cualquier tríada de nuestro intercambio y verla como un ensayo en un experimento de tipo aprendizaje por estimulo-respuesta. En un secuencia prolongada de intercambio, los organismos participantes —especialmente si se trata de personas — de hecho puntúan la secuencia de modo que uno de ellos o el otro tiene iniciativa, predominio, dependencia, etc. Es decir, establecen entre ellos patrones de intercambio (acerca de los cuales pueden o no estar de acuerdo) y dichos patrones constituyen de hecho reglas de contingencia con respecto al intercambio de refuerzos. La puntuación organiza los hechos de la conducta y, por ende, resulta vital para las interacciones en marcha.

La naturaleza de una relación depende de la puntuación de las secuencias de comunicación entre los comunicantes.

Toda comunicación es un proceso circular y recursivo, la puntuación dependerá a su vez de la naturaleza de la relación entre los participantes.

La secuencia de mensajes intercambiados entre dos comunicantes puede ser considerada como una secuencia ininterrumpida de interacciones. La puntuación de la secuencia de los hechos organiza los hechos de la conducta y resulta vital para las interacciones en marcha.

Comunicación digital y analógica La comunicación digital, el objeto o evento es expresado mediante un conjunto de signo arbitrario que no guarda ninguna semejanza estructural con dicho objeto o evento. El caso típico de la comunicación digital lo constituye el lenguaje en el cual las palabras poseen una relación arbitraria con el objeto que refiere. No existe nada particularmente similar a una mesa en la palabra mesa

La comunicación analógica es aquel tipo de comunicación en la cual los objetos y eventos del mundo son expresados mediante un símil una semejanza o analogía que contiene una estructura similar al objeto representado.

En la comunicación humana, es posible referirse a los objeto, de dos maneras totalmente distintas. Se los puede representar por un símil, tal como un dibujo, o bien mediante un nombre.  Estos dos tipos de comunicación (uno mediante una semejanza auto explicativa y el otro, mediante una, palabra) son,  equivalentes a los conceptos do las computadoras analógicas y digitales, respectivamente. Puerto que se utiliza una palabra para nombrar algo, resulta obvio que la relación entre el nombre y la cosa nombrada está arbitrariamente establecida. Las palabras son signos arbitrarios que se manejan de acuerdo con la sintaxis lógica de1 lenguaje. Se trata. Sólo de unaconvención semántica del lenguaje español y fuera de tal convención, no existe otra correlación entre ninguna palabra y la cosa que representa, con la posible aunque insignificante excepción de las palabras onomatopéyicas.

Por otro lado, en la comunicación analógica hay algo particularmente “similar a la cosa” en lo que se utiliza para expresarla. Es más fácil referir la comunicación analógica a la cosa que representa. la comunicación analógica : virtualmente, todo lo que sea comunicación no verbal.  En la comunicación humana: el material del mensaje digital es de mucha mayor complejidad, versatilidad y abstracción que el material analógico. Específicamente, comprobamos que la comunicación analógica no tiene nada comparable a la sintaxis lógica del lenguaje digital. La comunicación analógica carece de calificadores para indicar cuál de los dos significados   dispares está implícito, y tampoco cuenta con indicadores que permitan establecer una distinción entre pasado, presente o futuro. Desde luego, tales calificadores o indicadores existen en la comunicación digital, pero lo que falta en esta es un vocabulario adecuado para referirse a la relación. En su necesidad de combinar estos dos lenguajes, el hombre, sea como receptor o emisor, debe traducir constantemente de uno al otro, y al hacerlo debe enfrentar curiosos dilemas.

Los seres humanos se comunican tanto digital como analógicamente. El lenguaje digital cuenta con una sintaxis lógica sumamente compleja y poderosa pero carece de una  semántica adecuada en el campo de la relación, mientras que el lenguaje analógico posee la semántica pero no una sintaxis adecuada para la definición inequívoca de la naturaleza de las relaciones.

 Interacción simétrica y complementaria

Cuando definimos nuestra disciplina en términos de las reacciones de un individuo  frente a las de otros individuos, se hace inmediatamente evidente que debemos considerar que la relación entre dos individuos puede sufrir alteraciones de tanto en tanto, incluso sin ninguna perturbación procedente del exterior. Resulta obvio que muchos sistemas de relación, sea entre individuos o grupos de individuos, manifiestan una tendencia hacia el cambio progresivo. Interacción simétrica y complementaria. Puede describírselos como relaciones basadas en la igualdad o en la diferencia. En el primer caso, los participantes tienden a igualar especialmente su conducta recíproca, y así su interacción puede considerarse simétrica. Sean debilidad o fuerza, bondad o maldad,, la igualdad puede mantenerse en cualquiera de esas áreas. En el segundo caso, la conducta de uno de los participantes complementa la del otro, constituyendo un tipo distinto de gestalt y recibe el nombre de complementaria. Así, pues, la interacción simétrica se caracteriza por la igualdad y por la diferencia mínima, mientras que la interacción complementaria está basada en un máximo da diferencia. En una relación complementaria hay dos posiciones distintas. Un participante ocupa lo que se ha descrito de diversas maneras como la posición superior primaria mientras el otro ocupa la posición correspondiente inferior o secundaria

 “Todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementario, según que estén basados en la igualdad o en la diferencia.